Desarrollo de una técnica de “biopsia líquida” para detectar enfermedad mínima residual en pacientes pediátricos con LLA

BioFluidica, una compañía de diagnóstico de cáncer, ha recibido una subvención del NHI de $ 1.7 millones para un ensayo clínico orientado al aumento de la sensibilidad en el control de la enfermedad residual mínima mediante el uso de sangre periférica en pacientes pediátricos con leucemia linfoblástica aguda.

“La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es la enfermedad maligna más común en la infancia y representaría, aproximadamente, el 30% de todos los cánceres diagnosticados antes de los 18 años.

La característica de esta dolencia, es que la principal causa de muerte ocurre debido a una recaída en la enfermedad. Si los médicos pudiesen identificar cuando lo que se denomina “enfermedad residual mínima” (ERM), de un paciente comienza una rápida expansión hasta la recaída, se podrían actuar con terapias preventivas para mejorar de una manera notable las posibilidades de supervivencia del paciente.

En este momento, en pediatría, existen pruebas para controlar las recaídas, que incluyen técnicas como la denominada PCR o las “citometrías de flujo multiparamétrico” (MFC), pero que requieren un aspirado de médula ósea que, al ser doloroso y complejo, limita la frecuencia de las pruebas.

La empresa “BioFluidica, INC” ha recibido una subvención de 1.7 millones$ para crear una prueba innovadora que consistiría en un ensayo microfluídico y el hardware asociado.

El ensayo que se está desarrollando utiliza un dispositivo microfluídico capaz de analizar la sangre periférica y buscar células leucémicas circulantes (CLC).  La monitorización podría ser frecuente y mínimamente invasiva, ya que utilizaría solo 1 ml de sangre, y con una buena sensibilidad, pues se ha demostrado capaz de detectar las CLC, dos meses antes que las pruebas convencionales, al ser dos veces más sensible que  PCR y MFC

Esta técnica viene a cubrir una necesidad no satisfecha en el área de la oncología pediátrica y además sería lo suficientemente flexible como para que más adelante se pudiera reprogramar para buscar otras enfermedades oncológicas infantiles como la “LLA de células T”.

Ver artículo