Influencia de microbiomas tumorales en el cáncer de páncreas

El adenocarcinoma ductal pancreático (PDAC) es la forma más común de cáncer de páncreas. Si el momento del diagnóstico es en una etapa tardía el pronóstico es pésimo, con una tasa de supervivencia a cinco años de solo el 9%; incluso en pacientes con ese tipo de cáncer en estadio temprano y con posible tratamiento quirúrgico presenta una alta tasa de recurrencia y supervivencias de 24-30 meses.

Solo unos pocos pacientes son los que siguen vivos más de cinco años y las razones de su supervivencia no se conocían. Estaba claro que el “fondo” genético tenía que ver con ello, pero el presente estudio parece indicar que el microbioma, independiente de la composición genómica del tumor puede determinar su comportamiento.

Estudios previos en melanomas habían sugerido que las bacterias intestinales pueden influir en la activación del sistema inmunitario y la repuesta tumoral a diferentes terapias.

Se compararon 22 pacientes supervivientes a largo plazo (LTS) y 21 pacientes supervivientes a corto plazo (STS). La estratificación de los pacientes pareció indicar que aquellos que presentaban una diversidad microbiana tumoral alta tenía una media de supervivencia de 9,66 años y los de baja diversidad una supervivencia de 1.66 años.

También se relacionaron con la abundancia relativa de determinadas comunidades bacterianas; así los pacientes LTS tenían abundancia de colonias de Pseudoxanthomonas, Saccharropolyspora, Streptomyces y Bacillus Clausii e indicaba un mejor resultado para el paciente.

Los investigadores intuyen que la presencia de esas bacterias da una “forma” al microambiente tumoral de manera que posteriores análisis histoquímicos mostraban un mayor número de células T, incluidas las TCD8+ que mata células cancerosas en tumores de pacientes LTS.

Otro dato que se pudo determinar es que bacterias intestinales eran capaces de colonizar el tumor pancreático pero que la composición bacteriana encontrada en el tejido adyacente normal difería de la encontrada en el tumor. Posteriormente se descubrió que se podía cambiar completamente la composición bacteriana del microbioma tumoral realizando un “trasplante micro biota fecal” (FMT).

Realizando un FMT de pacientes LTS en un modelo de ratón de la enfermedad, cambia los microbiomas y ayudaban a reducir el cáncer pancreático en crecimiento por alteración del ambiente inmunitario del tumor.

Todo lo anterior puede representar una nueva herramienta de pronóstico útil y tal vez una nueva arma terapéutica.

Ver noticia

Fuente: GEN – Genetic Engineering & Biotechnology News